El Calafate: glaciares y pinturas del paleolítico superior

Dos mil años antes de Cristo, ya en la zona sur argentina la cultura del paleolítico superior dejó su huella en las Cuevas de Walichu, uno de los puntos de mayor atracción turística en la ciudad de El Calafate.

Esas cavernas que guardan en sus pasillos y muros una historia contada con colores rojo tierra, amarillos, blancos, ocres y negros, formas trazadas con los dedos y dejando para la posteridad un testimonio de la cultura de pueblos ancestrales.

El primero que informó sobre ese descubrimiento fué Francisco Pascasio Moreno, un perito o experto en sociedades prehistóricas. Casualmente su nombre pasa a la posteridad cuando bautizan a los grandes glaciares de la región como – Perito Moreno – famosos en el mundo entero.

Las cavernas con sus pinturas rupestres están a 16,5 kilómetros de la ciudad de El Calafate, justamente a orillas del Lago Argentino, y cerca del aeropuerto internacional, y al lado contrario del Parque Nacional Provincia de Magallanes.

Esos espacios, junto a la Laguna Nimez resultan un gran atractivo para los turistas tanto locales como internacionales, que visitan el sitio durante todo el año. Son visitas para los amantes de la naturaleza, igual que para aquellos que disfrutan del turismo de aventura.

Y justamente en El Calafate hay varios centros de estadía y hospedaje para albergar a los visitantes y encaminar sus exploraciones. Tal es el caso del Hotel ACA El Calafate, con una estructura muy contemporánea con grandes paredes de vidrio y una perfecta calefacción. También está el Sierra Nevada con vista a Bahía Redonda y el Parque Nacional Los Glaciares. El Calafate Parque Hotel cuatro estrellas, está rodeado de bosques y montañas, Y para aquellas personas que buscan comodidad a menores precios está la Hostería Los Gnomos, el Complejo Don Pepe. Y eso sí, todos con WiFi para nunca perder la conexión con el resto del mundo.