Buenos Aires, entre historias y vanguardias

Hablar de la ciudad de Buenos Aires es entrar en la vorágine entre el pasado y el futuro, entre lo humano y lo divino, entre el lunfardo de las tabernas más tradicionales y las rupturas transgresoras de las vanguardias culturales.

Quien recorre sus calles y avenidas termina topándose con La Recoleta, un barrio en el centro de la ciudad donde están algunos de los museos más importantes. Buenos Aires tiene 11 importantes museos, desde el Museo del Cine Pablo Ducrós, pasando por el de Bellas Artes, la Casa de Carlos Gardel, el de Arte Hispanoamericano hasta el MALBA, incluyendo del MuHu, el Museo del Humor.

Igualmente el visitante puede detenerse en el Teatro Colón, sede de la Filarmónica de Buenos Aires, considerado uno de los cinco más importantes del mundo, y donde la ópera se escucha desde el siglo XIX. Además, no se deben dejar a un lado los Bosques de Palermo, en terrenos que datan de la fundación de la ciudad en 1580, con 40 hectáreas de arboledas, lagos y un hermoso rosedal. Y cerca de todo, en pleno centro, los acontecimientos del pasado glorioso y el futuro se dan la mano en la arquitectura de uno de los hoteles de mayor prestigio, el Palacio Duhau-Park Hyatt. Situado en la Avenida Alvear.

Su primera edificación erigida en 1934, y restaurada en el 2006 posee la magnificencia de la Belle Époque francesa, con sus altas columnatas, jardines y fuentes. A esta estructura la acompaña una más contemporánea con spa, piscina y sala de fitness. Y, en el medio – como la bisagra mágica – una galería de arte que une las dos concepciones en la diletante y ahistórica creatividad humana.

En la zona de La Recoleta, a pocas cuadras del centro histórico de Buenos Aires, el Palacio Duhau-Park de la cadena Hyatt, tiene una capacidad de 165 habitaciones y funge como un lujoso faro en ese punto de Buenos Aires.